Los vibradores discretos están hechos para que nadie sepa lo que en realidad son.

Una manera secreta de llevar el placer al trabajo, guardarlo en casa o dejarlo sobre la cómoda junto a la cama.

¡Nadie sabrá las horas de placer que tienes a un lado! Lo mejor de todo: tienen diferentes formas y cualidades que te permitirán la máxima discreción para que vivas tu sexualidad libremente.