En este momento estás viendo Cap. 9: Los dildos y vibradores: Su interesante evolución en la historia

Cap. 9: Los dildos y vibradores: Su interesante evolución en la historia

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El sexo es una necesidad tan básica como comer o dormir, así que la historia de la sexualidad es básica para comprender el mundo, dentro de esa historia, se encuentra la del uso de los juguetes sexuales que tienen un largo recorrido histórico. Si tú crees que los vibradores, los dildos y las tiendas de juguetes sexuales (sex shops) son un asunto reciente, te equivocas.

De hecho tienen una mayor historia a lo que podrías imaginar.

La búsqueda del placer a través del sexo y la exploración de la sexualidad está en nosotros desde que éramos nómadas, vivíamos en cuevas y teníamos el cuerpo cubierto de pelo; los inicios de la comunicación también vienen de estas épocas (pienso que es importante mencionar pues la comunicación y el como nos relacionamos va de la mano).

Cuando nuestros antepasados más primitivos no podían satisfacer sus necesidades por medio de un acompañamiento, recurrían a todo tipo de herramientas diseñadas exclusivamente para su satisfacción. Así es, hablamos de diferentes tipos de dildos o como son mal llamados, consoladores, que cumplieran la función de saciar el apetito sexual de la persona en cuestión. No todos los procesos son manuales -guiño guiño.

También explicaremos porque no usamos la palabra “consolador” y la razón por la cual el término correcto es “dildo”.

Estas herramientas fueron evolucionando con el paso del tiempo, los materiales y las formas se fueron mejorando y además se les han ido añadiendo todo tipo de funcionalidades según ha ido avanzando la tecnología.

Y así hasta llegar a los modelos del día de hoy, en los cuales podemos encontrar materiales únicos, calidades diferentes, formas, figuras y texturas que ayudan a completar el placer de hombres y mujeres que los están usando.

Pero nos estamos desviando un poco y tenemos que enfocarnos. Por lo cual, en este artículo les hablaremos principalmente de los dildos, vibradores y otros juguetes sexuales para mujeres a lo largo de la historia.

 

Consolador de piedra

Consoladores prehistóricos

Por el año 23000 a. C. ya existían los primeros dildos, son los más antiguos de los que se conoce y se encontraron en la cueva de Hohle Fels, en Ulm, Alemania.

Según los científicos, estos dildos eran fabricados en piedra, brea o madera servían para ayudar en las relaciones sexuales durante la Edad de Hielo.

Pensemos que si hacia tanto frío y aún en cuevas era necesario un poco de ayuda para mantener el calor.

Si tienes una pareja hombre, sabrás que durante días de mucho frío puede ser complicado que tu pareja mantenga una erección, por lo cual, un dildo que te acompañe dentro de la cueva no suena nada mal.

El vibrador de Cleopatra

CleopatraPodemos decir que la primer inventora de un dildo con vibración fue Cleopatra.

En el Antiguo Egipto, la enigmática reina Cleopatra ya tenía sus propios juguetes sexuales. De acuerdo a la historia, era una mujer inteligente y demás, una que sabía satisfacer sus necesidades y caprichos en todos los sentidos: Por supuesto que la sexualidad no podía quedar fuera de esa ecuación.

Se han encontrado vestigios sobre el posible vibrador que usaba. Así es, cambiamos un poco la tecnología de un vibrador (figura fálica sin movimiento) a una opción con vibración, aunque no tuviera diferentes velocidades: Ella empleaba una especie de forro de cuero  lleno de abejas, que al zumbar le proporcionaban placer.

También cuenta un rumor que Julio Cesar le regaló un dildo de oro macizo. ¡Ese pene si valdría su peso en oro!

Los lubricantes como parte del uso de dildos: Aceite de oliva como lubricante

La mayoría conocemos de sobra los beneficios del aceite de oliva, aunque lo asumimos para la comida o incluso cuidado de la piel o el cabello; pero lo que seguramente no sabes es que además de dar sabor en la cocina, también daba vida en la alcoba.

Y es que el aceite de oliva fue uno de los primeros lubricantes de la historia, ya se empleaba en el año 350 A. C. para evitar roces y situaciones dolorosas durante los preliminares sexuales.

Además, si tomamos en cuenta que la mayoría de los consoladores eran de piedra o madera, puede que algo de ayuda no esté de más para poder sentir bien.

Por supuesto había otras opciones de lubricantes que bien iban cambiando de acuerdo a la zona geográfica, pero el aceite de oliva es uno de los más conocidos en el mundo odccidenta.

Las bolas Ben Wa.

Bolas chinas sexualesTambién son conocidas como bolas chinas, surgieron en Oriente cerca del año 500 d.C.

Desde ese entonces, eran usadas por las mujeres para sentir más placer durante el sexo, para el erotismo y para fortalecer las paredes vaginales.

Las conocidas como Bolas chinas no son solo un juguete sexual, pueden tener incluso beneficios para la mujeres, uno de los cuales es el fortalecimiento del suelo pélvico.

Debemos aclarar que no son vibradores: son esferas pequeñas con un peso que se introducen en la vagina y nos ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico, lo cual con el tiempo y su uso nos ayudan a tener un mayor placer sexual.

Si quieres más información de bolas chinas, puedes contactarnos para tener información al respecto.

Los olisbos.

En la antigua Grecia se elaboraban los dildos hechos de piedra, cera, cuero o madera, tanto para la satisfacción propia como para enriquecer las relaciones sexuales en compañía. Estos eran llamados olisbos, se lubricaban con aceite de oliva.

Pero los dildos, además de juguete sexual, tuvo una función médica en la antigua Grecia también. Estos llamdos olisbos eran una figuras fálicas que incluso podían tener testículos.

Platón e Hipócrates ya hablaban de un fenómeno llamado histeria. La palabra útero, de hecho viene del griego o ὑστέρα.

Se referían al malestar producido en el útero, que era considerado un animal que vagaba libre por el cuerpo de las mujeres causando distintas enfermedades, y se curaba aplicando masajes en los genitales.

Sin embargo, a veces, durante la Edad Media la histeria se consideraba cosa de brujas y se curaba en la hoguera.

Esos masajes eran la masturbación. ¡Imagina que en alguna época ibas a doctor, te sentías “histérica” y la solución era llegar a casa a masturbarte”.

Una receta que diga: masaje pélvico y al clítoris por la mañana antes de bañarse y en la noche antes de dormir. ¿En la actualidad lo aplicarías?

olisbos y dildos

Las primeras sex shop renacentistas

La Italia del renacimiento nos dejo grandes placeres, entre los cuales, no solo nos dejó grandes obras de arte, sino también las primeras sex shop. Las mujeres acudían a estos establecimientos para adquirir sus juguetitos sexuales hechos de madera.

Claro que, en muchos casos, la madera requería de grandes dosis de aceite de oliva como lubricante para facilitar su uso.

Estos eran los famosos consoladores: servían para consolar a las mujeres que sufrían de histeria.

Y no solo eran las italianas quienes disfrutaban de estos singulares compañeros, el producto también se exportaba por algunos países europeos, como Inglaterra. ¡Podemos decir que algo así pasa en nuestros días!

Grandes compañías que se encuentran en todo el mundo empacan y envían placeres sexuales en esas cajitas a todo el mundo.

El vibrador para curar la locura de las mujeres

El primer vibrador con movimiento se inventó en 1869 y se lo debemos al doctor George Taylor.

Se trataba de un aparato que funcionaba a vapor y se empleaba para curar la “histeria femenina”, una enfermedad que volvía locas a las mujeres y que en un principio requería de una cura manual por las manos expertas del doctor.

Actualmente no es necesario tener la ayuda de un médico, y la tecnología ha avanzado lo suficiente; sin embargo antes no era así y por suerte George Taylor en ayuda de las diferentes mujeres que apoyó, logró crear lo que sería el primer vibrador con motor.

Así, con esté aparato se proporcionaban orgasmos a las mujeres para que recobraran la cordura. A la fecha puede ser una buena herramienta si sales del trabajo, llegas a casa y quieres descansar un ratito de todo, ¿no?

El primer vibrador eléctrico

En el siglo XIX regresó con fuerza la afección de la histeria en las mujeres, y por aquella época se trataba con lo que se llamaba “masaje pélvico”, estimulando los genitales de aquellas que padecían este mal.

Y para ayudar en la labor de los médicos y matronas encargados de realizar estos masajes (que en ocasiones llegaban a durar una hora hasta que la paciente alcanzaba el orgasmo o “paroxismo uterino”), en 1880, un médico británico llamado Joseph Mortimer Granville inventó una máquina eléctrica que conseguía, en tan solo 10 minutos que las pacientes llegaran al ansiado paroxismo.

¡ahora si, podrías volver a la normalidad sin necesidad de otras personas! Solo con ayuda de un equipo eléctrico.

Como puedes darte cuenta la revolución sexual que se ha dado con los vibradores y los dildos viene desde tiempos muy antiguos, así que te invitamos a experimentar la gran gama de dildos y vibradores novedosos que hay para incrementar tu placer.

Puedes elegir la opción que mas te acomode para explotar tu autoerotismo o para jugar en pareja. ¡Las opciones son únicas y estas te ayudarán a disfrutar más y más!

Deja un comentario