Cap. 7: El Himen. Ama y conoce tu cuerpo

Cap. 7: El Himen. Ama y conoce tu cuerpo

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El himen también es conocido como Corona Vaginal, es una simple, delgada y flexible membrana, sin ninguna función específica, colocada en la entrada de la vagina, esta pequeña membrana, que en muy pocas ocasiones está totalmente cerrada, contrario a algunas creencias, ha sido el motivo de sometimiento y control cultural hacia nosotras, las mujeres y al manejo de nuestro cuerpo por generaciones, pues de aquí se desprende el término “Virginidad”.

La relación del himen con la pureza ha sido tan equivocada, que este concepto ha humillado y juzgado a millones de mujeres en el mundo.

Ha sido motivo de castigos y de muertes. Y ni hablar de la mutilación genital que se practica a las niñas en varias regiones del mundo, (la más conocida es en África) como una terrible y traumática tradición, solo por la idea de que no tenemos derecho a sentir placer.

Es importante recalcar también que el término de virginidad es más un constructo social que una valoración a una persona: no se es más, mejor o diferente por ser “virgen” o dejar de serlo en algún momento de nuestra vida.

Peach

En otras regiones sigue siendo costumbre sacar la sábana blanca ensangrentada para probar la inocencia de una joven recién casada, con la terrible desaprobación en caso contrario, ignorando que una mujer puede sangrar o no en su primera penetración, porque su himen pudo estar abierto desde su nacimiento, o pudo haberse roto en alguna caída, algún movimiento brusco, por el uso de tampones, por practicar algún deporte, con la masturbación o en un accidente.

El himen debe estar abierto para que nuestro organismo funcione perfectamente, esto es, que los fluidos y la menstruación salgan de la vagina. Como un dato curioso te platico que, si el himen está totalmente cerrado y además es un poco grueso o duro, de tal manera que no se rompa de manera natural, se requiere de una intervención quirúrgica llamada “Himenotomía” en donde lo cortan para abrirlo.

El miedo a la primera vez, es decir; al dolor durante la primera penetración no siempre se cumple; en la mayoría de las relaciones, si una mujer está perfectamente excitada entonces su lubricación le ayudará a evitar el dolor, este miedo sigue siendo una amenaza para que no nos atrevamos a experimentarlo.

El himen forma parte de la vulva, junto con todos los órganos que podemos ver a simple vista en la zona genital.

Existen diferentes tipos de himen, su forma, grosor y flexibilidad pueden variar en cada mujer y además en cada etapa de la vida. El mayor cambio en el himen se aprecia del nacimiento a los 15 meses, ya que el tejido himeneal va reduciéndose y solo persiste en el 42% de las niñas, después va cambiando, pero no de forma sustancial.

Himen

Aún cuando todas somos diferentes, se ha hecho una clasificación del himen por tipo:

  • Anular: Es el más común de todos. El orificio se sitúa en el centro.
  • Semilunar: El orificio se encuentra en la parte superior del himen, con forma de media luna.
  • Labiado: El orificio es pequeño ya sea vertical u horizontal y la membrana tiene forma de labios.
  • Franjeado: Presenta varias perforaciones con entrantes y salientes (dentados) en la membrana.
  • Multiperforado: Presenta varios orificios pequeños (puede ser patológico)
  • Biperforado: Dividido en dos orificios con una franja central (puede ser patológico).
  • Imperforado: No tiene orificio (100% patológico).
  • Hipertrofiado: El tejido es mas grande de lo normal
  • Dilatable: El orificio es tan flexible que regresa a su forma normal.
  • Agenesia: Sin himen (malformación congénita).

Es importante saber el tipo de himen que se tiene desde pequeña para entender y evitar posibles problemas en la adolescencia (en la primera menstruación o en el uso de copas menstruales o tampones).

Actualmente existen cirugías plásticas para todo el cuerpo, así que el himen no se salva de ellas y también se reconstruye, esta cirugía es llamada himenoplastía. Consiste en una prótesis fabricada de plástico o albúmina, cubierta por uno de sus lados de una tinta roja obscura, que deja escurrir unas pocas gotas de sangre al momento de la penetración.

Ahora que sabes un poco más acerca de tu himen, lo verdaderamente importante es entender que no somos ni más ni menos por decidir tener sexo, que el himen no indica si una mujer ha tenido o no penetración vaginal y que el concepto de virginidad es un término de control mucho menos importante que sentirte plena y contenta con tus experiencias sexuales.

Himen
Imagen de EstiloNext

Deja un comentario